LA TRANSFORMACIÓN MÁS NOTABLE QUE TUVE HASTA AHORA

Ya para iniciar luego te adelanto que esta entrada es muy intima y personal y para eso, tengo que ponerte en contexto: antes de ser bloguera era una chica normal que vestía raro (ea?), nada más. Nunca fui de darle DEMASIADA IMPORTANCIA a mi apariencia y mucho menos a mi sonrisa. Eso sí, la única adicción que tuve y que me dejó secuelas permanentes fue chuparme el pulgar. JAJAJA SÍ. Ayayay como me costó dejar de hacer eso.

(En esta foto estamos con Belén, mi hermana mayor)

Así que… desde que se me cayeron los dientes de leche, y vinieron los permanentes, CONVIVÍ con los dientes de adelante torcidos por MUCHO MUCHO MUCHO tiempo y con el estilo PUNKER DARK ROCKER TODO DE NEGRO DIO MIO TU PELO.

(Con Alesito mi hermano ya crecidos jajaja y en la foto de la derecha con mi mami en el año 2014)

Pero, fue solo un mes ANTES de lanzarme como blogger independiente que decidí ponerme los tan necesarios FRENILLOS. Sí justo cuando iba a estar MÁS expuesta que NUNCA. Pero esperá, obviamente no podía ponerme los metálicos así que decidí ponerme los de porcelana que iban a tardar más peeero… eran más estéticos.

Y ya ves, que nada me impidió a hacer fotos, videos, entrevistas y demás… sin limitarme por tener frenillos aprendí a sonreír, a posar y hasta HABLAR frente a cámara con ellos (porque tenéz que zaber uno habla máz zezeo cuando tiene frenilloz jiji). Hasta que después de dos años y medio de usar estos benditos frenillos final finalísimo y finalmente llegó el tan ESPERADO día de sacármelos y volver a pronunciar bien LA S (y dejar de hacer ese incómodo gesto de los labios cuando se te trancan con el aparato).

Ok, hasta ahí bien… pero algo no me terminaba de gustar. Pasó tanto tiempo, había invertido en frenillos, y aún así la sonrisa no estaba bien. Lo que pasaba era que al tener casi toda mi vida los dientes torcidos, al acomodarse algunos quedaron más desgastados que otros y al alinearse… simplemente no se veían armónicos.

Hasta que conocí al Doc Roberto Fernández quien no solo me diseñó la sonrisa, sino que probablemente hizo el cambio estético PERMANENTE MÁS IMPORTANTE DE MI VIDA y lo hizo de una forma natural, respetando mis expresiones, gestos y facciones.

Lo primero que hicimos es charlar sobre el estilo de vida que llevo, mis hábitos y sobre mis gustos estéticos. Le aclaré que soy una persona PRO natural (nunca me hice ninguna cirugía, ni modifique mi cuerpo y rostro natural) con lo que me presentó el diseño de sonrisas y los lentes de contacto de porcelana.

El resultado no fue solo esa sonrisa armónica y perfecta… te tengo que admitir que hasta mi actitud y seguridad cambiaron para mucho mejor. A partir de ahí, me fijé como la gente (había sido) te mira los dientes. Sí, suena medio raro pero es increíble. Para que no quede muy largo, en este TBT quería mostrarte las fotos INÉDITAS de una Puppa bebé, adolescente, joven hasta la chica blogger en la que me convertí, y contarte brevemente sobre este cambio hecho por el Doc Fernandez.

En la siguiente entrada, voy a contarte mucho más y con más detalles sobre el PROCESO en pos a ¡la sonrisa soñada!

¡Gracias por leer!

Si querés contactar con el Doc te dejo lo podés hacer via insta sin problema:

//www.instagram.com/drfernandezb/

CON AMOR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *